Bledo: la hierba silvestre de la longevidad

bledo

En Jalisco, México, un diario publicó un reportaje a una señora de 116 años en la que ella aseguraba que su longevidad se debía a que se alimentaba de hierbas como el bledo, la verdolaga y otras hierbas silvestres.

“Me importa un bledo”, repite el dicho popular y sin embargo este “yuyo”, considerado hoy una mala hierba en los jardines, contiene múltiples propiedades y beneficios para la salud. 

La planta tiene un elevado contenido en grasas polisaturadas, proteínas de origen vegetal (amarantina) y vitaminas esenciales. Se ha demostrado que tiene elevados niveles de lisina, un aminoácido que aparece en pequeñas concentraciones en los cereales, según publicó el diario ABC.

“Por todas estas singularidades nutritivas el bledo fue seleccionado para formar parte de la dieta de los astronautas. Además, la NASA lo calificó como cultivo CELLSS (Controlled Ecological Life Support System) ya que la planta extrae dióxido de carbono de la atmósfera al tiempo que genera alimento, oxígeno y agua para los astronautas”.

Sobre sus propiedades, la página lifeder.com señala que las semillas son utilizadas por sus propiedades antioxidantes, antiparasitarias y cicatrizantes.

El té preparado con las hojas es astringente y calmante. Se emplea como cataplasma para aliviar llagas inflamadas. Y en baños se usa para calmar la fiebre.

Las hojas de bledo se usan en infusión para tratar la afonía, también en el tratamiento de la menstruación copiosa, hemorragia intestinal, diarrea, etc.

El bledo ayuda a regular el tránsito intestinal. Su contenido de potasio le da características diuréticas y depurativas. De este modo, interviene en los procesos de desintoxicación del organismo.

Sobre la planta

Otros nombres con los que se conoce el bledo son: Pira, Quelite, Amaranto,  Bleo, Breo, Cenizo, Ledos, Moco de pavo,  Quintonil, Quintonil verde, entre otros. Su nombre científico es Amaranthus retroflexus., de la familia Amaranthaceae. Se cree que es originaria de América del sur.

Es una planta herbácea de porte erecto que puede tener una altura de 1 metro o menos. Abunda en terrenos abandonados y en los bordes de plantaciones.

Es una hierba muy resistente, acá salió entre el cemento.

A pesar de ser una hierba que crece silvestre, como maleza, se le usa en el área de la alimentación y la medicina natural. Sus hojas frescas y tiernas se consumen y el resto de la planta puede servir de alimento al ganado.

Se considera que contiene gran cantidad de vitaminas, minerales, aminoácidos y ácido fólico. En la medicina natural se usa el té de sus hojas para tratar problemas intestinales.

En jardineriaon.com destacan que el bledo formaba parte de la cocina tradicional desde la antigüedad, aunque ahora decayó su uso, al menos en los centros urbanos.

Su fruto es una cápsula de menos de 2 mm de diámetro y que al abrirse, tiene una semilla de color negra que sirve para reproducirse y expandirse.

Como sus hojas y semillas son comestibles, también sirve de alimento para el ganado.

El fruto del bledo suele considerarse como un pseudocereal, las semillas contienen gran parte de almidón, aunque esta planta no pertenece a la familia de los cereales comunes como el trigo y el arroz.

Su contenido en proteínas y el aminoácido lisina es bastante alto, cosa que en los cereales convencionales suele estar bajo. Por ello, proporciona una parte más amplia de nutrientes que puede servir como aporte extra.

Enslada mixta con bledo.

Formas de consumo

Según lifeder.com, se cultiva como hortaliza. El  sabor de las hojas tiene reminiscencia al del tomate verde. Las hojas se pueden consumir crudas, hervidas  o sofritas, como si fueran espinacas.

El bledo se consume en muchos lugares del mundo como una verdura más. Se puede hacer tortilla de huevos y bledo, o guisarla con arroz y legumbres, en crema o croquetas de bledo.

Se usa en el estado indio de Kerala para preparar un plato popular conocido como thoran, combinando las hojas finamente cortadas con coco rallado, chiles, ajo, cúrcuma y otros ingredientes.

Por otro lado, una manera de neutralizar los oxalatos presentes en el bledo es ingerirla junto al queso.

Las semillas se pueden ingerir crudas o tostadas. Molidas en polvo pueden ser utilizadas como un sustituto de cereal.

Semillas de bledo, también comestibles.

Se emplean para hacer panes, como cereal para hacer un atol caliente o como espesante. Si se tuestan antes de molerlas, su sabor mejora notablemente, y germinadas se puede agregar a las ensaladas.

A pesar de lo que mucha gente piensa, el Amaranthus retroflexus no es tóxico. Tampoco lo es ninguna especie que pertenece al género Amaranthus.

Hay que evitar que esta planta sea ingerida por el ganado numerosas veces. Puede provocar graves daños e incluso la muerte si su consumo es excesivo. Sin embargo, para el ser humano no es peligroso, así que se puede consumir sin ningún miedo.

Tal parece que habría que dejar de tratar al bledo como algo sin importancia.

Más sobre hierbas y flora autóctona aquí.