Ambrosia, el postre favorito de Sarmiento

ambrosía

En todo el país esta exquisitez está muy relacionada a la provincia de San Juan, simplemente porque la ambrosía era el postre favorito de Sarmiento.

¿Por qué sabemos que era el preferido del ilustre sanjuanino?

“Sarmiento, que a pesar de sus preocupaciones intelectuales, era un excelente gourmet, adoraba este plato, que su nieta, artista hasta en las regiones culinarias, preparaba algunas veces para  regalarlo, y que él bautizó con el poético nombre que lleva”, dice Juana Manuela Gorriti es su libro “Cocina Ecléctica”.

Este libro fue escrito en 1890 (apenas dos años después de la muerte de Sarmiento), y en él Gorriti rescata recetas de todo el país y algunas sudamericanas. Una joya.

Siguiendo los secretos culinarios de distintas mujeres que le aportaban sus recetas, Elida Ortiz, de Buenos Aires, entregó a Gorriti su receta de ambrosía y la repetimos tal como aparece publicada en el libro.

“Mézclese a un litro de buena leche, una libra (medio kilo) de azúcar y póngasela al fuego. Cuando  empiece a hervir, añádase doce yemas de huevo y seis claras bien batidas por separado, y la ralladura de dos limones.

Revuélvase esta mezcla a un fuego vivo, hasta que aparezca en la superficie un almíbar verde.  Échese, entonces, en una budinera que previamente se habrá untado con mantequilla y se pone  al horno con un calor moderado y cocción rápida.

En el momento que la masa comienza  a  despegarse de las paredes de la budinera, se le echa rociando, una copita del mejor vino, tomando por medida las de Oporto. El curaçao es más recomendado para este budín”. 

Origen de la ambrosía

La palabra ambrosía deriva del griego y significa “inmortalidad”, por eso decían que era el alimento de los dioses.

La receta original de la ambrosía proviene de España, y como era uno de los postres clásicos en ese país, también lo fue en la comunidad española desde la época de la colonia en América.

“Este postre tiene su antiquísimo origen en la vieja Europa. Más precisamente, en los conventos españoles, allí donde solían clarificar sus caseros vinos con clara de huevo.

¿Y las yemas? Pues bien, por no desperdiciarlas es que nace esta dulzura de base láctea. Aquella que se convertiría en un verdadero clásico de las sobremesas. Leche, huevo, azúcar…y a revolver nomás”, dice la página pulperíaquilapan.com.

Otra receta

Esta receta de la ambrosía aparece en “Sabores Cuyanos”, en el capítulo dedicado a San Juan. Se trata de una publicación realizada por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación que busca rescatar no sólo sabores, también tradición y cultura.

Ingredientes: 11 yemas, 1 huevo, 3 tazas de leche, 1 kg de azúcar, ralladura de 1 limón o chauchas de vainilla.

Preparación: colocar en un bol las 11 yemas y el huevo entero. Batir a blanco. Agregar 3 tazas de leche. Aparte preparar almíbar con el azúcar, la ralladura de limón o las chauchas de vainilla. Agregar la preparación anterior y dejar hervir durante 3 horas a fuego mínimo. Enfriar bien y servir.

En tu casa, ¿se hacía ambrosía?

Más gastronomía sanjuanina aquí.