Autóctona y carnívora: conocé esta planta que abunda en San Juan

Barba de chivo

La comúnmente llamada Barba de chivo, Caesalpinia gilliesii (nombre científico), autóctona y carnívora, es una planta silvestre que abunda en San Juan; un arbusto originario de Argentina y Uruguay.

A las plantas insectívoras se les dice carnívoras, tal el caso de la Barba de chivo que en estos días de noviembre luce sus magníficas flores amarillas con hilos rojos. Lo correcto, según los científicos, es insectívoras, ya que solo se alimentan de insectos.

Según Herbotecnia, este arbusto es insectívoro ya que los insectos pequeños como mosquitos y zancudos se pegan en sus tallos floríferos, vainas, donde existen glándulas que segregan un líquido pegajoso y venenoso para los insectos.

Ellos mueren en poco tiempo y por medio del mismo jugo venenoso que segregan las glándulas, la planta digiere las sustancias del insecto muerto.

Señalan también que la planta puede digerir carne y la albumina de los huevos. Moscas domésticas y otros insectos de tamaño mayor mueren también cuando toman el jugo venenoso de las glándulas.

Es por esta razón que los gajos pueden usarse para ahuyentar  insectos de la casa, poniendo gajos en las ventanas o colgándolos en medio de la pieza.

El botánico alemán Georg Hieronymus, quien investigó muchas especies de Argentina, dijo respecto a esta planta: “Las legumbres del arbusto contienen igualmente un principio venenoso.

Me ha sido comunicado el caso de algunos extranjeros que, tomándolas por legumbres de algarrobos negros, las chuparon y se enfermaron seriamente. Con las flores se tiñe de color amarillo”.

De exportación

Por la belleza de sus flores comenzó a reproducirse y cultivarse en viveros como planta ornamental y pasó de Argentina, de donde es endémica, a EEUU como planta de exportación.

Puede medir hasta 2 metros de altura, y de sus ramas jóvenes se desprende un olor desagradable al tocarlas.

Tiene hojas imparipinnadas de 5-12 cm de longitud. Flores cigomorfas amarillas, con estambres muy largos de color rojo intenso de gran belleza, lo que la llevó a ser muy demandada para la ornamentación de jardines.

En San Juan se encuentra de forma silvestre, generalmente a orillas de alguna acequia o en suelos arenosos, y dan un hermoso espectáculo en primavera y verano cuando florece.

Fruto

Su fruto es una legumbre.

Otros nombres comunes de esta planta son: flor de San Esteban, ave del paraíso, lagaña de perro (Córdoba),  algarrobillo, barbón​ (en Chile), disciplina de monja (La Rioja), espiga de amor,​ flor de indio,​ hedionda,​ mal de ojo (Mendoza y Chile), mal de perro.​

Se utilizan las flores para teñir de color amarillo, y las ramas floríferas para atrapar pequeños insectos dentro de las casas, los cuales quedan adheridos al exudado pegajoso de los pelos glandulíferos.

También se usa como planta ornamental por sus flores vistosas y follaje verde azulado.

barba de chivo