Patrimonio invaluable: la fuente francesa de la Plaza 25 de Mayo

fuente francesa, detalle

Observando la Ciudad desde el siglo XIX, superando terremotos y desafiando los más grandes cambios culturales, se mantiene inmutable la fuente francesa de la Plaza 25 de Mayo.

Desde 1871, este patrimonio invaluable de los sanjuaninos está en el solar por el que pasó casi toda la historia de San Juan.

Muy pocos sanjuaninos saben que la fuente fue realizada en la fundición de arte de Val d’Osne, de Francia, y es uno de los tesoros de la Ciudad, a la vista de todos pero bastante ignorada. A tal punto, que no hay registro en los libros de historia sanjuanina sobre su origen.

Cuatro querubines tiene la fuente.
Cuatro querubines tiene la fuente-

Existe un proyecto elaborado por la Alianza Francesa para declarar Patrimonio Cultural de la Provincia a todas las obras de arte de origen francés, entre las que se encuentra esta fuente y la réplica de la estatua de la Libertad (en Pocito).

También se incluye la farola de la Estación San Martín y las estatuas de los santos ubicados en la plaza seca de la Catedral, entre otras obras de arte.

De escultor “no especificado”, la fuente de la plaza aparece en los antiguos catálogos de Val d’Osne. Una réplica a la de San Juan existe en la casona Villa Ocampo, en Beccar, donde vivió Victoria Ocampo.

Fuente en la casa de Victoria Ocampo
La misma fuente en la casa de Victoria Ocampo.

Algunas características

El cuerpo principal de la fuente tiene una altura de 3,250 metros; 2 metros de ancho y pesa 1.180 kilos de hierro forjado, según el catálogo.

Son seis los sapitos de donde los niños de varias generaciones bebieron agua. Son los más llamativos y usados de la fuente, pero no pertenecen al modelo original.

Solo el cuerpo central es el que llegó de Francia, los platos de agua y los cuatro querubines de apariencia renacentista que marcan los cuatro puntos cardinales de la provincia.

“Los sapitos no vienen de la misma fundición francesa y en un principio eran de mármol, pero con el tiempo se deterioraron y le encargaron al escultor Miguel Ángel Sugo que los recreara en bronce, cosa que hizo en la década del ‘60.

sapito
Sapito de la fuente.

Se sabe que antes de esa fuente había en la plaza una pequeña de origen italiano, y es posible que los sapitos fueran de esa vieja fuente, pero con seguridad no son de Val d’Osne porque el modelo de sapos que hacían ahí era diferente”, dijo Daniel Izasa, director de la Alianza Francesa San Juan.

Izasa es también uno de los autores del proyecto para declarar a la fuente Patrimonio Cultural.

La fuente francesa de la plaza, el primer atractivo

Según publicó Juan Carlos Bataller, en El Nuevo Diario, la fuente fue inaugurada en 1871, aunque no especificó día ni mes.

En 1871 y 1872, gobernó la provincia Valentín Videla, político sanjuanino que provenía de una familia con gran fortuna, además, amigo y colaborador de Domingo F. Sarmiento.

Videla estaba casado con María de Jesús Maradona, hija de quien también fuera gobernador,  Timoteo Maradona.

Valentín Videla

Durante su gestión como gobernador, Videla llevó a cabo varias acciones relacionadas con el agua: inauguró una “casa de baños”, transformó las Juntas de Irrigación provinciales en Juntas Municipales, con lo cual se inauguró la administración municipal en la provincia.

También se aprobaron varias leyes de fomento agrario. A Videla lo asesinaron en diciembre de 1872.

Modelo de la fuente en el catálogo de la fundición francesa.
Modelo de la fuente en el catálogo original de la fundición francesa.
La réplica no deja dudas del origen de la obra.
La réplica no deja dudas del origen de la obra.

Entonces, inaugurada en 1871, la fuente fue el primer gran atractivo de la plaza, teniendo en cuenta que el primer monumento fue inaugurado varios años después, en 1897, la estatua de Fray Justo Santa María de Oro.

Desde que ocupa el corazón de la plaza mayor de San Juan, la fuente francesa superó tres grandes terremotos: el del 27 de octubre de 1894, de 8.2 de magnitud con epicentro al noroeste de San Juan; el del 15 de enero de 1944, que alcanzó una magnitud de 7,4 en la escala de Richter. Y el terremoto del 23 de noviembre de 1977, cuya magnitud fue de 7,4.

La última restauración de la fuente se realizó en 2011 y 9 años después, los querubines ya se ven algo oxidados, piden una nueva capa de pintura.

Símbolo de la Ciudad

La fuente de la plaza 25 de Mayo hoy es una magnífica reliquia, como el resto de las fuentes y esculturas de la fundición de arte de Val d’Osne que existen en las grandes ciudades del país.

Antigua postal de la Plaza 25 de Mayo.
Antigua postal de la Plaza 25 de Mayo. antes del terremoto de 1944.

Los talleres de Val d’Osne comenzaron a trabajar en 1836 de la mano de Jean-Pierre-Victor André para hacer muebles de calle y hierro fundido decorativo.

Allí estaba la producción más importante de arte de hierro fundido en Francia, hasta principios del siglo XX. Su actividad cesó en 1986.

De esa gran productora de obras de hierro que adornan las plazas de las principales ciudades del mundo son los cuatro niños de la fuente francesa de la plaza 25 de Mayo, que nos miran y no miramos.

Querubín de la fuente.
Querubín de la fuente.
fuente francesa
fuente de la plaza 25 de mayo

Si querés conocer el circuito turístico de la Ciudad de San Juan, aquí tenés información.

Acerca de Destino San Juan

Revista digital que te muestra San Juan de una forma bien distinta, con sus sabores, sus leyendas, sus personajes y sus paisajes.

Ver todas las entradas de Destino San Juan →