langlois

Al rescate de la Bodega Langlois y 128 años de historia vitivinícola

Las Piedritas” es la imponente bodega que construyó el francés Emilio Langlois en 1896 en el departamento Pocito. Su capacidad, tecnología y diseño hicieron que en 1920 fuese conceptuada como “establecimiento modelo”.

Después de tres grandes terremotos, sus paredes siguen firmes. Sin embargo, el viento y la lluvia hicieron estragos en los techos mostrando que lo que el hombre construye, la naturaleza lo puede destruir.

La bodega Langlois, hoy.

Esta bodega también evidencia la tenacidad del hombre, porque allí, en su nave más moderna, se sigue elaborando vino.

“Las Piedritas marca un grado de perfeccionamiento industrial que honra a la provincia y a su propietario. Sus disposiciones de conjunto son tan técnicas, y tan modernos los procedimientos empleados. que el proceso elaborativo de los productos marca el mínimo de tiempo conocido.

Este establecimiento, que puede conceptuarse como modelo, tiene en construcciones, maquinarias y vasijas un capital que no baja de medio millón de pesos”, señala el libro “La República Argentina Región de Cuyo – San Juan -Mendoza – San Luis. Años 1921 – 1922”, editado por Molins y Dantil.

Foto del libro “La República Argentina Región de Cuyo – San Juan -Mendoza – San Luis. Años 1921 – 1922”

En sus mejores épocas llegó a tener una capacidad total de siete millones de litros, hoy apenas se elaboran 300.000 kilos de uva, “con gran sacrificio, para sostener el valor y la historia de esta bodega”, dijo Marcelo Garcés, uno de los actuales propietarios, quienes la adquirieron en un remate en el año 2000.

Esto la convierte en la segunda bodega más antigua de San Juan en la que se sigue elaborando vino.

La zona más moderna de la bodega.

Recorriendo el viejo edificio uno experimenta un cúmulo de sensaciones diversas, asombro por la belleza de esa estructura en pie, tristeza por el estado de abandono y los techos rotos, bronca por el robo de todos los elementos de bronce de las barricas, también admiración por la resistencia de las mismas ya que aún queda una sala completa con barricas, una de las cuatro naves que existían otrora y que se complementaban con piletas de cemento.

Quienes aman el patrimonio histórico y cultural de San Juan entenderán.

Las máquinas más antiguas se mezclan con las más nuevas de las décadas del ’60 y ’70, todas abandonadas hace tiempo.

Langlois importó algunas máquinas desde Francia y otras de Londres para convertir a su bodega no sólo en la más tecnológica sino también en una de las primeras en la provincia en contar con energía eléctrica.

Antigua caldera

El sueño de Garcés es que la parte antigua de la bodega se convierta en museo y forme parte de la Ruta del Vino de Pocito para el disfrute de locales y turistas, pero para ello se necesita una gran inversión y el apoyo del Estado.

Las inclemencias del clima y el tiempo hicieron estragos en los techos de la bodega.

Garcés cuenta no solo con la infraestructura y maquinaria, patrimonio histórico y cultural de pocitanos en particular y sanjuaninos en general, sino con documentos encontrados en la caja fuerte de la bodega, como libros de contabilidad y certificados de concursos internacionales que acreditan que los vinos de la bodega “Las Piedritas” ganaron medalla de oro.

Uno de los diplomas encontrados por Garcés en una caja fuerte de la bodega.

Después del terremoto de 2021 hubo una gran inundación en Pocito, ambos eventos dejaron efectos devastadores en la bodega.

Así afectó el terremoto de 2021 a la bodega Langlois.
También el 2021, una gran creciente dejó varios centímetros de agua en todo el establecimiento. Fotos de Marcelo Garcés.

Emilio y Francis Langlois

“Este departamento debería llamarse Langlois porque ellos fueron los que dieron impulso a esta tierra, fueron los que más hicieron por Pocito”, dijo Alfredo Barceló manifestando así el sentimiento de muchos pocitanos.

Langlois
Emilio Langlois. Foto gentileza Familia Langlois.

Emilio Langlois nació en Francia, en la Universidad de París se recibió de Químico; fue su espíritu aventurero el que lo trajo a América para trabajar en la minería en Chile, Bolivia, Perú y Argentina.

Por razones de salud le recomendaron establecerse y eligió San Juan y sus vides.

Se instaló en Pocito donde compró 130 hectáreas para dedicarse a la industria vitivinícola cultivando uvas de las variedades malbec, syrah (el primero en cultivar esta variedad en la provincia) y criolla. En el año 1896 construyó su famosa bodega.

“Por sus viajes mi abuelo Emilio tenía muchos amigos en San Juan y acá conoció a mi abuela, Antonia Lanteri, ella era porteña pero el padre era comerciante y mi abuela lo ayudaba. Una amiga le presentó a Francis, se gustaron y se casaron”, contó Irma (Perla) Langlois de Del Bono, hija de Francis.

Perla relató que su abuelo hizo mucho por Pocito, “amaba a Pocito”, trajo el primer médico a Pocito, propuso bajar la calle 13 por las bajadas de creciente, pero un vecino se opuso y por eso el agua sigue bajando como un río cada vez que llueve.

“Mi abuelo era muy juguetón con los nietos. Quería festejar sus 80 años con una gran fiesta, pero se murió a los 79, en 1941”, dijo Perla.

“Mi padre, al igual que mi abuelo, colaboraba con todo, fue un donante importante en la reconstrucción de la iglesia de la Villa, igual que mis tías.

Francis Langlois. Foto gentileza Familia Langlois.

Descendencia

Empleados de la bodega Langlois, en el centro, Don Francis. Foto gentileza Familia Langlois.

Emilio y Antonia tuvieron siete hijos: Adela Antonia, Emilia Enriqueta, Francis Pablo, María Juana, Clara Teresa, Dionisia Victoria, y Emilio Luis. Este último se casó en La Pampa y se quedó a vivir allá, Francis fue quien trabajó en la bodega junto a su padre.

A los 13 años, Francis partió a París con una institutriz para cursar el secundario, luego hizo especializaciones en vitivinicultura y a los 19 años se volvió a San Juan para trabajar en Las Piedritas.

“Mi papá era un autodidacta y mi abuelo le enseñaba mucho. Amaba la vitivinicultura mi papá. Ellos aplicaron en Pocito el pie americano, un injerto que protegía a las viñas de algunas enfermedades”, destacó Perla.

La bodega Langlois en 1920, la construcción delantera hoy no existe. Foto gentileza Familia Langlois.

Francis se casó con Irma Colombo y tuvieron dos hijas: Irma (Perla) y Elsa.

 “Mi padre era amante del syrah y fue quien trajo las primeras plantas a San Juan, regalaba las plantas para que los viñateros plantaran. Creemos que el hermano que se fue a Argelia, León, le mandó las plantas. Es una variedad que no se enfermaba por eso muchos están contentos de tenerla”, contó Perla.

Según el aporte del Ingeniero Hugo Carmona, del INV, en una nota publicada en Diario de Cuyo, fueron esas plantas de syrah de Langlois las que se usaron para reproducir nuevas plantaciones en los diferimientos impositivos de los ’90 en San Juan y extender la plantación de este varietal.

Perfección en las viñas de los Langlois. Foto gentileza Familia Langlois.

Langlois construyó su casa al lado de la bodega. Perla recordó que la casa familiar era hermosa, rodeada de galerías, pero con el terremoto de 1944 quedó muy mal y tuvieron que derrumbarla.

Francis construyó el chalet que está actualmente al lado de la bodega, separado por una medianera, hoy en manos de otro empresario sanjuanino.

Después del terremoto había que reconstruir la iglesia y le pidieron a mi padre que guardara un dinero que enviaron desde Alemania para eso. Había un empleado que era el brazo derecho de mi papá que tenía acceso a las cuentas bancarias y cuando desde Alemania le dijeron que usara el dinero en la construcción, ya no estaba. Lo vi llorar a mi papá como si fuera su hijo porque nunca se imaginó que le haría algo así”, recordó Perla.

Francis falleció en 1991. “Cuando íbamos al cementerio vi a mucha gente en la puerta de la casa llorando. Eso me emocionó mucho porque él había ayudado a tantos.

Raúl Cosentino, que siempre estuvo cerca de mi papá, me decía: ‘Don Francis era un santo’. Él le decía ‘andá a la casa de tal que tienen un problema’, y le respondían ‘no Don Francis no pasa nada’, y papá insistía; ‘andá’. Y era así, los ayudaba con lo que necesitaban. Pero así también lo estafaron muchas veces”, contó Perla.

Perla Langlois de Del Bono en su casa actual, en Rivadavia, con la foto de sus padres.

Elsa, la hermana menor de Perla falleció tres años después que su padre. “la extraño tanto”, confesó.

Perla tuvo seis hijas con Juan Bautista Del Bono, hoy tiene 16 nietos y 11 bisnieto, este año cumple 90.

Un pueblo de españoles para Langlois

Emilio Langlois hizo traer varias familias de España que sabían trabajar las viñas y creó un pueblo propio con estos trabajadores y sus familias.

Así llegaron los Barceló, los Ripoll, los Uñac y muchos otros.

Langlois, al centro de saco, junto a sus trabajadores. Foto gentileza Familia Langlois.

“Cuando llegaron, en la bodega se hizo como un campamento enorme con toda esa gente a la que poco a poco se le fue construyendo vivienda. Uñac, el bisabuelo de quien fue gobernador, fue el capataz de la bodega y después lo fue su hijo. Muy buena gente, muy trabajadores todos”, aportó Perla.

El libro “Aportes desde la historia a la revalorización del patrimonio cultural sanjuanino”, del Instituto de Historia Regional y Argentina Héctor D. Arias, Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes, Universidad Nacional de San Juan, señaló que: “Langlois realizó estudios de suelos inéditos en aquellos tiempos, con esta actitud propia de su formación consiguió que tanto la producción de materia prima como la elaboración de vinos estuviesen contenidos en un ordenado establecimiento”.

Aportes de 1920

“Establecimiento vitivinícola modelo, Bodegas y Viñedos Las Piedritas de Don Emilio Langlois”, es el título de las páginas dedicadas a Langlois en el libro ya mencionado “La República Argentina Región de Cuyo – San Juan -Mendoza – San Luis. Años 1921 – 1922”.

“Con verdadero placer realizamos una detenida incursión a través del establecimiento vinícola Las Piedritas de Don Emilio Langlois, cito en el departamento Pocito.

Confesamos que esta bodega es una de las que más nos ha llamado la atención, no por la extensión de sus operaciones ni por la capacidad de elaboración puesto que cuantitativamente le superan algunas, sino por las condiciones de su organización interna que responden a un plan científico de admirable armonía entre construcciones y procedimientos, ahorrando tiempo y espacio, y donde sí se ha tenido en cuenta la razón esencialísima de la comodidad. La elegancia tan propia del espíritu francés ha puesto su inconfundible nota de simpatía en el amplio local.

Foto del libro “La República Argentina Región de Cuyo – San Juan -Mendoza – San Luis. Años 1921 – 1922”.

Su construcción responde a un plan absolutamente original tendiente a ordenar en forma racional los primeros procedimientos de la elaboración, simplificando en lo posible la mano de obra”.

Los autores de esta crónica señalaron que con experimentaciones iniciales Langlois logró la excelencia de sus vinos poniendo especial cuidado en la fermentación, atendiendo con particular interés el proceso de la levadura.

En sus comienzos en la industria vitivinícola, este francés logró elaborar 3.000 cascos (barriles), producción que fue creciendo año a año en cantidad y en calidad. Los vinos Las Piedritas “son respetados como de los mejores de la provincia por el cuidado especial que le depara su propietario”.

Foto del libro “La República Argentina Región de Cuyo – San Juan -Mendoza – San Luis. Años 1921 – 1922”.

“Langlois no es de los que opinan que la elaboración del vino sea una industria fácil, tiene verdadera conciencia profesional, y es por eso que, no obstante, a ver culminado en el perfeccionamiento industrial de su establecimiento, no descuida jamás un detalle ni deja de lado la cotidiana observación que reclaman sus productos, sus viñedos y sus maquinarias”.

Destacaron a Langlois como hombre de ciencia que tiene bien grabado el procedimiento de los vinos borgoñones a base de refrigeración y del envase nuevo.

Foto del libro “La República Argentina Región de Cuyo – San Juan -Mendoza – San Luis. Años 1921 – 1922”.

Y mientras recorrían la bodega seguían impresionándose “por la marcha y la ajustada distribución de aquel gran organismo industrial”.

“Cree él firmemente que el porvenir de la industria vinícola se afianzará a base del estacionamiento del producto, el vino estacionado en buenas condiciones adquiere consistencia, claridad y sobre todo bouquet”.

Tecnología de punta en 1920

Por entonces, la bodega se caracterizaba por la cantidad y calidad de sus vasijas de conservación, había en el establecimiento recipientes para conservar 16.000 cascos, además de las piletas de cemento destinadas a fermentación y conservación.

La bodega Las Piedritas tenía las maquinarias más modernas y perfeccionadas y estaba completamente electrificada, la usina tenía tres motores: dos a petróleo crudo y otro a vapor.

Planos encontrados en la caja fuerte de la bodega.

“Recorremos detenidamente todo el establecimiento, desde el lagar hasta las maestranzas, la tonelería y el departamento de expedición, en todas partes advertimos un orden y un aseo admirables. La nota elegante no se quebranta hasta en los más mínimos detalles”

“Yo estoy profundamente convencido que los vinos de Francia son la causa primera de la franquicia, de la generosidad y del valor del carácter francés, incontestablemente superior al de todas las otras naciones”,

Emilio Langlois.

“Nada de rutinario, nada de chocante hay en esta bodega que contraste con el espíritu moderno de que informa el conjunto. Hasta su ubicación pintoresca en pleno valle frente a las serranías azules donde se oculta el sol parece contribuir armoniosamente al aspecto de este emporio industrial”.

Foto gentileza Familia Langlois

También contaba con alambiques para orujos, cuatro recipientes con capacidad cada uno de 1500 kilos realizaban cuatro operaciones diarias laborando 24.000 kilos por día, los vapores de alcohol se concentraban con sistema ‘Egrot’.

El alcohol salía de 50 o 60 grados pasaba al rectificador Sabelle, esta instalación de difusores para el agotamiento de los orujos y rectificación de flemas era una aplicación francesa en materiales y procedimiento “de lo más perfeccionado que hemos visto en la provincia”.

Foto gentileza Familia Langlois

La bodega, además de los vinos comunes, elaboraba un seco especial, garnacha y añejo dulce. Tenía espacio para los “vinos viejos, los vinos que quiere conservar los depositan recipientes de madera nuevos o en cascos que han contenido cognac”.

Su ubicación cerca del ferrocarril Pacífico y en zona de intensos cultivos era inmejorable.

No descuidaron la materia prima y destacaron que los viñedos estaban cultivados esmeradamente, “cierran el marco de la finca anticipando con su lozanía, con la simetría de sus viñas y el arreglo de sus cepajes y alambrados, el tino cultural con que se fomenta la industria en aquel gran establecimiento”.

Foto gentileza Familia Langlois

En el recuerdo

Rafael Barceló trabajó en la tonelería de la bodega Langlois y su hijo aún la recuerda. “Todo era tecnología francesa, tenía grupos electrógenos para motores a vapor, un camión de Francia en el que llevaban las bordelesas hasta la estación de tren de Pocito. También tenían un automóvil Citroën, lo trajeron de Francia y era único en la provincia”. 

Barceló entró a la bodega cuando su tío Joaquín Uñac era el capataz. “La casita donde vivía Joaquín ya no existe, los viñedos que rodeaban toda la bodega no existen, y el edificio se cae a pedazos. Por la Calle 13 bajaba mucha creciente y eso siempre jugó en contra, pero era una bodega impresionante”, dijo Rafael Barceló (hijo).

Foto gentileza Familia Langlois

“Langlois fue quien más aportó para reconstruir la iglesia de la Villa Aberastain, que se cayó con el terremoto. Fue quien trajo el primer médico a Pocito que atendía gratis a los empleados de la bodega. Trajo adelantos tecnológicos, pero también mejoras sociales a su comunidad”, contó Barceló.

Recordó también a Don Francis Langlois, hijo de Emilio, como un hombre generoso y solidario que siempre estuvo presente para sus empleados y para la comunidad de Pocito.

En el año 2020, el Honorable Concejo Deliberante de Pocito declaró “Ilustre Ciudadano post mortem a Don Francis Langlois”.

Foto gentileza Familia Langlois

En el living comedor de Perla Langlois también se respira historia, esos muebles pertenecieron a la familia cuando vivían en Pocito. Sobre el aparador hay tres fotos que ella atesora: una de sus padres; otra de su hermana y la tercera de ella abrazada a su esposo.

Perla lamenta hoy que Francis no enseñara a sus hijas las herramientas técnicas para llevar adelante la bodega. “Si mi papá viera hoy lo que son mis hijas se arrepentiría de no haber dejado en nuestras manos sus conocimientos, hubiéramos continuado con su bodega”.

La Bodega Langlois es otro patrimonio histórico y cultural de San Juan que es tarea de todos recuperar.

Foto gentileza Familia Langlois.

8 comentarios en “Al rescate de la Bodega Langlois y 128 años de historia vitivinícola”

  1. Que pena que no se cuiden esas estructuras que forjaron nuestra historia.. que son la base para no olvidar y aprender y son ejemplo de como SI hay que ser y manejarse..

  2. María Cristina

    Me gustó mucho la nota sobre todo por la destacada Labor en valores de don Emilio y Francus Langlois. Deberíamos rescatar esos espacios de nuestra historia provincial y pocitana. Felicitaciones por tan minucioso relato.

  3. Ana Maria Del Bono Langlois

    Francis como le decía su esposa… sus nietas lo llamábamos ” Grand papá”… yo pude disfrutarlo hasta mis 18 años… siempre lucido . Era Google de la epoca….sabia de ciencia de historia geografía química …mirar las fotos me recuerda cuando de muy chiquita me llevaba de la mano a la bodega…dejando atrás la voz de mi abuela diciendo cuidado que es peligroso Francis… recorriamos los pasillos fresquitos con ese perfume a mosto y el sonido de las máquinas… llegábamos hasta un lugar donde me hacia probar en una copita el jugo de la uva … rico no?… decía con una sonrisa.
    Supe lo que era mindfulness sentada a su lado en las noche de verano mirando las estrellas. Tu presencia era respeto amor alegria serenidad calidez amor.
    Dejaste huellas de amor y sabiduria por donde fuiste. Gracias infinitas por tu caminar y presencia aca en la tierra.
    Sos parte de mi corazon Francis Pablo Langlois Lanteri
    Gracias a destino San Juan y su periodista por tan herm12osa nota.

    1. Querida Ana, al igual que ustedes, nos emocionamos tanto con esta nota!. Desde mi infancia hasta mi adolescencia, tengo los mejores recuerdos junto a la bodega y la flia Langlois. Es más, mi hijo se llama Francis, en honor a tu abuelo. Una persona muy querida por mi papá Miguel (que trabajó en la bodega, cuidando del chalet y sus jardines) y toda mi flia. Abrazo grande para todos ustedes!

    2. Hola Ana, mi bisabuelo llego desde francia en 1889 en el vapor don pedro luego viajo en tren desde bs as. hacia san juan y vivio pocito con su esposa también francesa y con sus pequeños hijos , creemos qué trabajó allí en los viñedos en construcción o en el armado de barriles .no se si lo habrá contactado langlois allá en francia por qué vinieron directo a ese lugar pocito !! Mi bisabuelo se llamaba Jean Paul Pasquali y falleció en lomas blancas Ayacucho San luis en 1950 lástima que no hay registros de trabajadores de esos años o si en la bodega ? Gracias Ana .

  4. Daniel Oscar Sanchez

    Viví en el año 1969 desde los 6 hasta los 11 años en una bodega vecina a 300 metros de la Langlois en la bodega La Alborada de don Manuel Pesado Castro donde trabajaba mi padre y recuerdo las colas de camiones cargados de uvas copando la calle 13 de lado a lado de esas dos bodegas cuando estaban en su máximo explendor .
    Hoy resido en Valle Fertil y tengo mi propia bodega la única en el departamento y hacemos Enoturismo y
    siempre sostengo en mis comentarios a los visitantes que la bodega Langlois debe ser rescatada y restaurada .
    Es un patrimonio cultural y algo de la muy poca historia que tiene San Juan a consecuencia de los terremotos .
    Ojalá se lleve a cabo esa recuperación , restauración y rescate y que sea un museo que le muestre a las nuevas generaciones el explendor de aquellas épocas forjadas por los pioneros inmigrantes que llegaron a nuestras tierras con sed de emprender.
    Muy buena la nota y me trajo muy buenos recuerdos de mi niñez.

  5. Muy buena nota sobre la bodega Langlois y su historia. Me emociono mucho al ver la fotos de los empleados. Ahi pude ver la foto de mi abuelo Federico Expejo quien trabajo muchos anios en la finca Langlois. Que lastime que no se preserva aun mas lo que forma parte de nuestra historia. Todavia estan en la casa de mi abuelo las libretas de anotaciones de los trabajos que realizaba para la familia Langlois inclusive sus pagos. Me encantaria ver alguna nota o fotos sobre los bailes de carnaval y la eleccion de las reinas de carnaval y de la reina de la vitinivicola que se hacian en Pocito por aya entre 1975 -1979. Se que mi mama fue reina un par de veces de esos eventos pero jamas pude encotrar ningun archivo o fotos .
    Me encantaria ver mas articulos sobre la historia de Pocito, san Juan.
    Gracias
    Noelia desde Melbourne, Australia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + trece =